L
M
X
J
V
S
D
 
 
 
 
 
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
Acceso para asociados
Revista AIER
Asesoría Técnica: Reducción del coste energético de la Empresa
Asesoría Técnica: Reducción del coste energético de la Empresa Una adecuada gestión de la energía eléctrica puede ahorrar a las empresas costes importantes. José Fernando Azofra Castroviejo, profesor de Ingeniería Eléctrica en la Universidad de La Rioja, responsable de la Asesoría Técnica de la Asociación de Instaladores Electricistas de La Rioja (AIER) y asesor en la FER, junto a Javier Cenzano, de la Asesoría en Ahorro y Eficiencia Energética, nos da las pautas para ahorrar en la factura de la luz en tiempos de crisis.

Un recurso para mejorar la competitividad de las empresas y mejorar su productividad es reducir el coste energético. ¿Qué medidas pueden tomar las empresas riojanas para mejorar su gestión?

Cara a mejorar la competitividad de las empresas, por todos es conocido que un menor consumo de energía eléctrica, a igualdad de producto obtenido, nos ayuda a reducir costes, y por lo tanto ser más competitivos.

La reducción en el consumo de energía eléctrica es difícil de evaluar sin hacer un estudio detallado de cada instalación. Estando sujeto además a la sensibilización de todos y cada uno de los distintos usuarios de las instalaciones, en lo relacionado con el correcto uso de las mismas.

Lo que si es más fácil de evaluar es el ahorro a lograr en la factura de la energía eléctrica. Por lo tanto, juntamente con el estudio para reducir el consumo de energía eléctrica, las empresas deben estudiar el reducir, en lo posible, los costes en su factura de la energía eléctrica consumida, para lo cual se deberán analizar todos y cada uno de los conceptos que aparecen en el importe total de dichas facturas, ya que dicha factura está integrada por varios importes: fundamentalmente el importe debido a la potencia contratada y el importe debido a la energía consumida.

Una clave fundamental para ahorrar energía eléctrica es concienciar a las empresas de la importancia que tiene este tipo de gestión, ¿nos falta una cultura de ahorro?

Yo diría que en general sí nos falta una cultura de ahorro en el consumo de energía eléctrica. Sobre todo en el encendido y apagado de los puntos de luz.

Ahorrar no consiste en ir pegándose golpes por falta de iluminación. Ahorrar consiste en apagar los puntos de luz cuando no sea necesario que estén luciendo.

¿Se pueden obtener grandes ahorros sin grandes inversiones?

Como dice el refrán: mucho y bien la paloma no vuela. Pero si es cierto que se pueden lograr ahorros considerables con inversiones relativamente reducidas y con un plazo de amortización corto.

Incluso se puede lograr reducir el consumo de energía eléctrica en iluminación sin ningún tipo de inversión. Basta con dar charlas de sensibilización a los usuarios de las instalaciones en el correcto uso de las mismas como apagar los puntos de luz cuando no se necesite. Este ahorro sin inversión es extensible a todo tipo de receptores, por ejemplo los ordenadores, el aire acondicionado o las estufas eléctricas.

Otro tipo de ahorro sin realizar inversión es elegir la tarifa eléctrica adecuada a nuestras necesidades, o con inversión muy reducida si se trata de un cambio de tarifa. Y juntamente con ello el conocer las horas que abarca cada uno de los periodos horarios que integran nuestra tarifa eléctrica, ya que hay una diferencia sustancial en el precio del kWh consumido en horas valle, con respecto al precio del kWh consumido en horas punta.

¿Con qué medidas podemos asegurar la rentabilidad económica en inversiones electrónicas?

Si tomamos otras medidas, como la sustitución de reactancias electromagnéticas por electrónicas, sí que cuesta dinero.

Todo consiste en hacer un estudio de amortización, ya que los equipos fluorescentes con reactancia electrónica consumen, al menos, un 20% menos que con reactancia electromagnética. No olvidemos que si la sustitución de reactancias suele ser rentable, mucho más rentable será el instalar reactancias electrónicas desde el principio.

Otra medida a tener en consideración es el controlar la energía reactiva consumida por las diferentes instalaciones. El consumo alto de reactiva está penalizado en instalaciones de baja tensión con potencias contratadas superiores a 15 kW, así como en todas las instalaciones con facturación en alta tensión.

La eficiencia energética no tiene que mermar los dos pilares básicos de cualquier empresa: la seguridad y la producción. Con ella lograremos un menor consumo de energía, lo que nos ayuda a reducir costes a la vez que nos ayuda a mantener el desarrollo sostenible con una menor emisión a la atmósfera de gases contaminantes.

Medidas a tener en cuenta para lograr un ahorro sustancial en iluminación, por ser generalmente el más fácil de llevar a cabo:

- El nivel de iluminación será el adecuado a cada zona.
- Sustituir lámparas incandescentes por las de bajo consumo.
- Sustituir las reactancias electromagnéticas por electrónicas.
- Colocar dispositivos de control de presencia.
- Sectorizar la instalación y señalizar correctamente los elementos de mando.
- Utilizar, en lo posible, la luz natural.
- Establecer un plan de mantenimiento.

Artículo en PDF
Hermanos Moroy 8, 26001, Logroño. Tel.: 941 271 271. Fax: 941 262 537. e-mail: aier@aier.es
XHTML 1.0 Transicional Válido
CSS Válido
Nivel Doble-A de Conformidad con las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 (WCAG 1.0)
AIER Electricidad, Renovables y Telecomunicaciones. 2009 Todos los derechos Reservados.